Las aventuras de Quasimodo

Hace poco menos de un año, con uno de los grupos del Campamento Musikum…

No os lo vais a creer… ¡los vídeos!

Lo sé, lo sé, esto es casi inaudito y pocos o ninguno de vosotros nos creísteis cuando, el sábado pasado, durante el IV Concierto Atrevimiento de la escuela, os prometimos colgar los vídeos del mismo antes de empezar a preparar el siguiente. Normal que no tuvierais fe en nosotros, por otra parte, dado que los conciertos de 2014 y 2015 los colgamos hace apenas una semana… Pero por increíble que parezca, hemos cumplido con nuestra palabra y ya podéis volver a ver el concierto del sábado pasado.

Así ocurrieron las cosas:

En esta ocasión, abrimos el concierto con un plato fuerte, ¡la marcha imperial de Star Wars! Madre mía, lo difícil que fue montar esta pieza. Ahora que ya duermo tranquila por las noches, puedo decir que tras los primeros ensayos, tuvimos verdadero pánico. Es una obra complicadísima para los principiantes y nos vimos obligados a desmenuzarla para poder sacarla adelante. Pero el resultado que ahora vais a escuchar demuestra que cuando se quiere, se puede.

Quisimos relajar la tensión con una pieza muy dulce perteneciente a la banda sonora de la película Sonrisas y lágrimas: Edelweiß.

Y enseguida fue el turno de los alumnos de iniciación al lenguaje musical que, dirigidos por Ana y acompañados por un piano y un clarinete, interpretaron una versión española del mítico Clap your hands: Si tú tienes muchas ganas.

Seguidamente, escuchamos una pieza en la que todas las alumnas eran principiantes absolutas: Au claire de la lune.

A continuación, los alumnos de 2º y 3º de lenguaje musical cantaron Dancing Queen de ABBA. Para esta ocasión, contaron con el acompañamiento de dos profesores de piano y violín.

Un poco de Rolling con este Satisfaction que empezó siendo un cuarteto y acabó en octeto.

Y como en este concierto tienen cabida todos los estilos musicales, nos fuimos un rato al siglo XIX para tocar uno de los grandes éxitos de la música clásica: La donna è mobile, del Rigoletto de Verdi. Jovencísimos todos los alumnos que participaron en ella.

Vale, lo del siglo XIX nos duró poco, porque entonces llegó una auténtica orquesta de violonchelos a tocar el tema principal de la banda sonora de Grease.

Este fue un breve y exquisito interludio guitarrístico que nos ofrecieron tres alumnas de Samuele: Los camellos.

Para continuar con un homenaje obligado este año, que emocionó a más de uno: Space Oditty, del recientemente fallecido David Bowie.

Y volvimos a las bandas sonoras con una auténtica obra maestra de la música cinematográfica: La vida es bella.

Pero como Nicola Piovani suena demasiado tranquilo, necesitábamos algo de marcha y elegimos este Quiero ser como tú, de la película El libro de la selva (¡la original!), que cantaron los alumnos de 1º de lenguaje musical y en la que participaron, además, otras alumnas mayores cantando, varios clarinetes, violonchelos y pianos.

Lo que viene a continuación es una auténtica delicia que sugirió una alumna de piano: My Favorite Things.  Originalmente era de la banda sonora de Sonrisas y lágrimas, pero ella quería que intentáramos hacer algo más cercano a la versión que de esta pieza hizo Coltrane. Y este fue el resultado, cogiendo un poco de aquí y de allí:

Reservamos casi para el final del concierto al Combo Musikum (o parte de él), que había preparado Back To Black de Amy Whinehouse.

Y ya en la recta final del concierto, una pieza que cautivó a toda la escuela desde el primer ensayo y que, con mucho cariño, dedicamos a Coque —qué menos, él nos llevó a decidir incluirla en el concierto—: Russian Dance de Tom Waits.

Sí, lo que gritamos en mitad de la pieza son los números uno, dos, tres y cuatro en ruso. Que nos perdonen por nuestra pronunciación…

Como broche de oro a este concierto del que tan orgullosos nos sentimos, elegimos la pieza más pegadiza que teníamos y la que nos dejaba mejor sabor de boca y conseguía que saliésemos casi bailando de los ensayos: Guantanamera.

Espero que os haya gustado este concierto y estéis ya pensando en qué haremos para superarlo el año que viene… 🙂

La parada, de Alexis González

Os contaba la semana pasada en Facebook, Twitter e Instagram que, por unas horas, habíamos convertido la escuela en un estudio de grabación. Coque, Ana, Carlos y  Paula (quien os escribe) pasamos la mañana del martes grabando la banda sonora de La paradaun cortometraje de Alexis González que se presenta al concurso Participa Méliès, organizado por la Obra Social LaCaixa.

Nuestra aportación a La parada evidentemente fue musical. Yo compuse la banda sonora, que interpretamos Ana (clarinete), Carlos (violonchelo) y yo (piano), con la ayuda de Coque como técnico de sonido.

Aquí os dejo el enlace donde podréis ver el fantástico resultado, además de votar si os parece que merece la pena que este corto gane el concurso y llegue a proyectarse (quién sabe sin con música en directo) en el Caixa Forum.

http://www.participamelies.com/es/videos/la-parada/

Imagen La parada

Cincuenta años de Mary Poppins

Es innegable que pocas películas dejan tanta huella en niños, adolescentes y adultos como Mary Poppins. Y parece mentira, pero de su estreno se cumplen ya cincuenta años. ¡Cincuenta años! Eso es algo que merece ser celebrado, ¿no creéis? Y nada mejor que un concierto para hacerlo. Nosotros en Musikum hemos preparado uno con la mayoría de las piezas de su banda sonora y alguna sorpresa.

Cartel Concierto homenaje Mary Poppins  - Escuela MusikumLa fecha elegida ha sido hoy, 2 de diciembre, porque fue cuando llegó a las pantallas de nuestro país. Aunque eso no ocurrió hace cincuenta años, sino cuarenta y nueve. Y es que eran otros tiempos, tiempos en que desde la publicación o estreno de algo en Estados Unidos hasta su llegada a España, podían pasar años. Pero bueno, lo que cuenta es que estas increíbles escenas y canciones tienen ya medio siglo y con ellas hemos aprendido a poner un poco de azúcar en las píldoras de nuestras vidas, ayudando a que pasen mejor.

Entonces: ¿estáis listos para pasar un rato estupendo con nosotros? Pues tenéis una cita esta tarde a las ocho y media en la escuela. Acceso libre… ¡hasta completar aforo!

Los conciertos de esta semana en Musikum

Y precisamente ahora que vuelven los copos de nieve a nuestro blog y anuncian la llegada inminente de las Navidades, precisamente ahora comienza una verdadera maratón de conciertos en nuestra escuela. Sumados al que ofrecimos el pasado sábado 22 de noviembre, son nada menos que seis los conciertos que entre alumnos y profesores, preparamos en Musikum para despedir el primer trimestre del curso.

Esta semana tendremos dos conciertos: el primero de ellos será el esperadísimo homenaje a Mary Poppins, por esos 50 años poniéndole azúcar a nuestras píldoras, y tendrá lugar mañana martes 2 de diciembre a las 20:30 h. 

Y para terminar la semana, Alicia Calabuig Palau nos ofrecerá un recital de viola sola en el que tocará obras de Bach (adaptación para viola de la suite n.º 4 para violonchelo) y Penderecki. El viernes 5, a las 20 h.

Todos los conciertos serán en el salón de actos de la escuela y la entrada es libre hasta completar aforo.

Volvemos, y lo hacemos con Gene Kelly

Tras meses de parón en que nuestra actividad ha estado centrada, principalmente, en el campamento de verano, es un placer retomar el trabajo bloggero recordando al gran Gene Kelly, que hoy cumpliría 100 años. 

Como sabéis, Gene Kelly —cuyo verdadero nombre, por cierto, era Eugene Joseph Curran— es el actor, cantante y, sobre todo, bailarín cuyo nombre encabeza la Historia del Cine Musical. Su inigualable forma de bailar lo convirtió en un verdadero mito, y eso a pesar de que dicha facultad la desarrolló casi por casualidad. O porque lo consideró una forma eficaz de combatir un complejo de inferioridad que lo atormentaba: todos los chicos de clase eran más altos que él, a quien, por medir un metro setenta, no admitieron en el equipo de béisbol. O igual simplemente es que ese deporte no se le daba bien…

Qué cosas tiene la vida…

Pues bien, Gene Kelly nació en Pittsburgh el 23 de agosto de 1012. A los 26 años, tras numerosos y variados trabajos, se trasladó a Nueva York para triunfar en el teatro. Como tantos otros jóvenes de la época, consiguió hacerse un hueco en Broadway y allí fue descubierto por David Selznick, quien le hizo su primer contrato en Hollywood. Pero fue la Metro Goldwyn Mayer quien le tomó “prestado” para su debut en el cine: fue en 1942 junto a Judy Garland en Por mi chica y por mí. La MGM decidió entonces comprar el contrato de Selznick y, a partir de entonces, Kelly se cruzó en su carrera con los nombres más sonados del momento: Vincente Minelli, Stanley Donen, Barbara Streisand, Mickey Rooney, Rita Hayworth y, por supuesto, Fred Astaire, con quien entabló una estrecha amistad.

Diez años después de su primera película, llegó una de las más grandes del género y por la que todos lo recordamos: Cantando bajo la lluvia. 

¿Sabíais que rodó esta escena en una sola toma y con una fiebre altísima? Pues no es la única curiosidad que acompaña a la película. Cuentan que en las escenas de lluvia, para que ésta fuera captada con facilidad por el espectador, no se usó agua sino una mezcla salina con un ligero toque de leche. Si os fijáis bien, se nota que las gotas son prácticamente blancas.

Y a pesar de que en los créditos aparece como “música original”, siempre se dijo que la canción Make’hem Laugh, también de la película Cantando bajo la lluvia, era un plagio descarado de Be a Clown, de Cole Porter. Pero como Porter no quiso demandarlos, aquí paz y después gloria. Al parecer le gustaban las películas de Gene Kelly y concretamente esta lo tenía enamorado.

A ver qué os parece a vosotros:

 

En 1980 anunció su retirada de los escenarios diciendo:

Un músico tiene su piano, un pintor tiene su pincel y un escritor su pluma. Pero un bailarín sólo tiene su cuerpo. Y el mío pasó su mejor momento.

Falleció el 2 de febrero de 1996 en su casa de Beverly Hills.

El cine pierde un músico

Esta tarde conocíamos la noticia de la muerte de John Barry, compositor de bandas sonoras tan conocidas como el tema de James Bond, Bailando con lobos o la que fue probablemente su mayor éxito y que os dejo bajo estas líneas, Memorias de África.

Barry (York, Inglaterra, 3 de noviembre de 1933 – Nueva York, EEUU, 30 de enero de 2011) pasó más de 50 años en el mundo del cine, carrera que se le reconoció en numerosas ocasiones con premios como los Oscar (5 veces ganador) y los Globos de Oro (que ganó en una ocasión).

Según informaba hoy la BBC News, Barry sufrió ayer un infarto en su casa de Nueva York.