Acceso al Conservatorio. ¡Prueba superada!

ana-anita-2Esta semana comienzan las clases en los conservatorios profesionales de la Comunidad de Madrid. Y el que se encuentra en la calle Amaniel lo hará con dos alumnas a las que en Musikum echaremos mucho de menos: Ana y Anita. Muchos de vosotros habéis seguido atentos la evolución de esas dos alumnas de piano que forman parte del alma de nuestra escuela y que en los últimos seis años han crecido junto con ella, tanto musical como personalmente. Siempre se apuntaban a todos los conciertos y actividades extraordinarias que organizábamos, siempre querían tocar o cantar juntas y a todos dejaban fascinados porque, la verdad, no lo hacían nada mal… Tanto es así que hace poco más de un año decidieron dar un paso más en su formación musical y prepararse para la prueba de acceso al Grado Profesional del Conservatorio.

Para quienes no estéis familiarizados con el Conservatorio, os diré que las pruebas de acceso podrían compararse con unas pequeñas oposiciones —sobre todo en el caso de los aspirantes a una plaza de piano, sin duda el instrumento más demandado del Conservatorio— a las que los jovencísimos alumnos que se presentan, llegan tras un gran esfuerzo y con muchos nervios. De media cada año se presentan unos cincuenta aspirantes al primer curso de Grado Profesional de piano y obtienen plaza los quince o veinte primeros. Y sí, el pasado mes de julio, en la lista de admitidos al primer curso de EEPP (enseñanzas profesionales) del Conservatorio Profesional de Música Amaniel, estaban los nombres de nuestras dos aspirantes: ¡Ana y Anita se van al conser! Lo tengo que escribir entre signos de exclamación porque es una alegría inmensa y un verdadero orgullo para nosotros ver que dos de nuestras alumnas están listas para una vida musical más profesional, pero como decía antes, no deja de ser una sensación ligeramente agridulce. Las vamos a echar tanto de menos… En fin, esperemos que vengan a vernos de vez en cuando y quieran, incluso, tocar para nosotros.

Así son las pruebas de acceso y así las vivieron Ana y Anita:

Los aspirantes deben presentar una lista de cinco obras de distintos estilos, de las cuales dos deben ser estudios de técnica y al menos una de las cinco la deben tocar de memoria. Además de esto, los alumnos deben superar varias pruebas de Lenguaje Musical (lectura rítmica, entonación, teoría y dictado) y repentizar (tocar a primera vista) una pieza breve con su instrumento.

Ana y Anita fueron convocadas el lunes 13 de junio para hacer la prueba de piano. Al llegar, se respiraba ya un ambiente de cierta tensión: algunos alumnos calentaban en los pianos cercanos a la zona del examen, otros esperaban con sus partituras en la mano, generalmente acompañados de sus padres y/o madres y con carita de nervios, otros no podían contener la tensión y se movían inquietos por los pasillos. Era el día más importante del año para ellos. El más importante de sus vidas hasta el momento para muchos, me atrevo a decir.

Por fin se abrió la puerta del aula 26, donde uno a uno iban pasando los alumnos a tocar sus piezas delante de un tribunal compuesto por cuatro o cinco profesores del centro. Los exámenes son abiertos al público, de modo que yo aproveché ese derecho para escuchar a cerca de veinte aspirantes, entre las que se encontraban Ana y Anita. El procedimiento no varía mucho de año en año: los alumnos se acercan al tribunal, eligen una de las piezas que llevan en su programa y los profesores eligen las otras dos. Recuerdo perfectamente muchas de las pruebas y especialmente las de nuestras alumnas, que tocaron francamente bien. (¡No solo lo digo yo, lo dicen los resultados!)

Ana llevaba en su programa el estudio Op. 32 n.º 9 de Bertini, el estudio Op. 299 n.º 2 de Czerny, la Invención n.º 13 de Bach, la Bagatela Op. 119 n.º 1 de Beethoven y la Danza colombina de Martinů. Ella eligió Martinů y el tribunal le pidió que tocara Czerny y Bach. Eran las cuatro de la tarde de un lunes caluroso de junio, pero Ana tocó muy bien, todo de memoria, cómoda, tranquila, disfrutando del momento. Y salió contenta.

Hacia el final de la tarde, fue el turno de Anita, que llevaba el estudio n.º 12 de Cramer, el Op. 32 n.º 3 de Jensen, la invención n.º 15 de Bach, la Mazurka Op. 67 n. º 2 de Chopin y la Sonatina de Khachaturian. Ella eligió Chopin y el tribunal quiso escuchar Cramer y Khachaturian. Posiblemente a Anita le entraron sudores al escucharles decir Khachaturian porque era una obra muy difícil y larga, pero mereció la pena. También Anita tocó todo de memoria y dando lo mejor de ella. Creo que consiguió emocionar a varios de quienes la escuchamos y salió con cara de satisfacción.

Llegaba el momento de esperar. Esperar a que el tribunal deliberara y publicara en el hall principal del centro la lista de los alumnos que podrían continuar las pruebas los dos días siguientes. Y es que aquellos que, según el criterio del tribunal, no cumplían los requisitos para obtener una plaza en su instrumento, ni siquiera tenían la oportunidad de hacer las pruebas restantes. A esas horas (serían ya más de las nueve de la noche) éramos ya muchos alumnos, madres, padres y profesores los que esperábamos nerviosos dicha resolución. Cuando por fin se publicó, muchos saltaron de emoción y otros se fueron cabizbajos a casa. Por suerte (y porque lo merecían), Ana y Anita estaban entre los primeros.

Los dos días siguientes se sucedieron entre pruebas y nervios. Me llamaban al final de cada día y yo escuchaba cosas como La teoría me ha salido bien, El dictado era muy fácil, ¡Oh, no, la entonación me ha salido fatal!… Y vuelta a esperar. Hasta julio no se publicaban las listas definitivas, pero ya os sabéis el final de esta historia: a partir de esta semana, Anita estudiará con Alfonso Maribona y Ana lo hará con José Ignacio Díez Collar. Y a nosotros nos queda darles la enhorabuena, desearles un buen comienzo y un camino fabuloso.

Chicas, ha sido un verdadero placer enseñaros, prepararos, luchar y disfrutar con vosotras todos estos años.

Os dejo vídeos de los recitales que dieron los meses previos a la prueba. Veréis el nivelazo que mostraban ya en abril, ni que decir tiene, que el empujón final hizo que en junio tocaran muchísimo mejor.

(Pinchad en el siguiente enlace:)

Recitales de piano. Ana & Anita

Anuncios

Acerca de escuelamusikum

Una nueva escuela en Las Matas (Madrid) que se propone acercar la música a niños y adultos que quieran conocer este arte tanto de forma profesional como amateur.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s