Emil Gilels

Hace una semana, la madre de una alumna me llamaba la atención sobre el poco tiempo libre que debo tener.

          — ¿Por qué lo dices? — le pregunté.

          — Tienes el blog abandonado.

Cuánta razón tiene Mª Carmen. Y eso no puede ser. Así que vamos a ver si le devolvemos la vida a esta bitácora poco a poco.

Comenzaré con un brevísimo homenaje a Emil Gilels, grandísimo pianista ruso que murió tal día como hoy, en 1985, poco antes de cumplir 69 años. Repito: pianista ruso nacido en 1916. Con esto ya podemos imaginar la mitad de las dificultades que tuvo que superar.

Emil_GilelsGilels fue uno de los primeros músicos a los que le fue permitido salir de la Unión Soviética para dar sus recitales. Fue de esos que resistió dentro, a diferencia de muchos otros músicos y artistas en general que se vieron obligados a emigrar, la mayoría a Estados Unidos. Para muchos, eso solo podía significar dos cosas: que compartías las ideas del régimen, o que eras un cobarde. Sin embargo, mucho me temo que quienes no hemos vivido en esas circunstancias, no somos capaces de imaginar cómo debieron sobrevivir todos esos artistas que se quedaron.

De Gilels se solía decir precisamente que era fiel al régimen soviético, sin embargo, cuentan también que Uri Segal, el director de orquesta israelí, relató años después cómo en una ocasión en que ambos coincidieron en un concierto en Suecia, fue testigo del acoso que Gilels sufría. Según un artículo que Norman Lebrecht publicó en 2010, fue así como Segal lo contó:

Aquella noche, Gilels y yo teníamos que encontrarnos a cierta hora en la recepción del hotel para luego ir juntos al auditorio donde tendría lugar el concierto. Llegué a tiempo a nuestra cita, pero Gilels no estaba allí. Esperé y esperé e incluso intenté llamar a su habitación, pero el teléfono comunicaba constantemente.

Por fin bajó. Apareció pálido y tembloroso, y en ese estado dijo: “Me están matando. Mira mis manos, estoy temblando. ¿Cómo quieren que dé ahora un concierto?”. Era el KGB quien estaba extorsionándolo. Fue espantoso.

Lo extraño es que llegaran a permitirle colaborar con un director israelí.

Os dejo el concierto que interpretaron esa misma noche Uri Segal, Emil Gilels y la Helsingborg Symphony: el Concierto para piano y orquesta n.º 1 de Tchaikovsky. Pero como me ha sido imposible encontrar esa versión, comparto la de la Orquesta de la RTF bajo la dirección de André Cluytens. Y Gilels al piano, por supuesto.

Anuncios

Acerca de escuelamusikum

Una nueva escuela en Las Matas (Madrid) que se propone acercar la música a niños y adultos que quieran conocer este arte tanto de forma profesional como amateur.
Esta entrada fue publicada en Efemérides, Vídeos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s